Fisioterapia Granada centro

Como se trabaja la Fuerza en Fisioterapia

La fisioterapia es definida según la R.A.E. como el “Tratamiento de lesiones, especialmente traumáticas, por medios físicos, como el calor, el frío o el ultrasonido, o por ejercicios, masajes o medios mecánicos”.

Según tal definición, el ejercicio es uno de los medios a través del cual podemos desencadenar respuestas de curación o mejora sobre los síntomas derivados de una lesión/disfunción.

La fuerza muscular es la capacidad de ejecutar una fuerza máxima por un grupo o grupos musculares en un gesto concreto.

Algunas referencias sobre este tema en este enlace.

La importancia de trabajar la fuerza en el ámbito de la fisioterapia radica en el efecto fisiológico que conlleva la mejora de la masa muscular y del componente neuromuscular dentro del organismo y no solo hablamos de poder desplazarnos con más facilidad o tener un cuerpo más estético.

Debemos entender que el músculo es un órgano metabólicamente activo, libera mioquinas y otras sustancias que mejoran la función cardiaca, cerebral, la masa ósea y protegen del cáncer (ayudando a tu sistema inmune).

Por poner un ejemplo, una persona con mayor índice de fuerza en un ejercicio de prensión manual, indica un menor riesgo de mortalidad por cualquier causa.

No hace falta decir más, para comprender la importancia que tiene utilizar la fuerza para mejorar la salud, ya desde el momento de una lesión/disfunción.

Índice de Contenidos

¿Qué ejercicios de fuerza pueden ayudarme?

Todo depende del tipo de lesión que tengas, pero básicamente, en fisioterapia solemos llevar una progresión a la hora de trabajar la fuerza, le pedimos al músculo diferentes contracciones:

  • Contracciones isométricas: estas contracciones se basan en pedir al músculo que se active y mantenga la contracción sin vencer la resistencia (es una contracción mantenida). La resistencia, generalmente la ofrece el fisioterapeuta, quien ayuda a la persona indicándole qué porcentaje de contracción tiene que desarrollar.

Siempre que sea posible, se solicitará la máxima contracción voluntaria, ya que esta tendrá mayor efecto sobre la mejora de la fuerza y la masa muscular.

  • Contracciones concéntricas: son contracciones en las que el músculo consigue vencer la resistencia. Esta puede estar ofrecida por el fisioterapeuta o por una banda elástica, pesa, etc.

Este tipo de contracciones se parecen más al movimiento habitual del músculo, una sentadilla, zancada o flexión conllevan esta acción en la fase de subida.

  • Contracciones excéntricas: son contracciones en las que la resistencia consigue vencer al músculo. Esta puede estar ofrecida por el fisioterapeuta, ya que puede controlar con mayor precisión la fuerza solicitada a la persona y ajustarla a sus necesidades.

Este tipo de contracciones también se parecen más al movimiento habitual del músculo y podemos verlas en una sentadilla, zancada o flexión, concretamente en la fase de bajada.

Estas son las formas en que podemos trabajar la fuerza muscular dependiendo del tipo de contracción, pero el ejercicio de fuerza va mucho más allá.

Mover cargas, ser capaz de realizar cada vez más repeticiones o mantener una actividad durante minutos u horas, son manifestaciones de la fuerza, que aplicamos en fisioterapia de manera recurrente para mejorar y salir de procesos de dolor y/o lesión.

¿Cuándo trabajar la fuerza en fisioterapia?

Siempre que sea posible, debemos introducir ejercicios de fuerza dentro del programa de tratamiento, ya que te llevarán a mejorías más duraderas y te darán herramientas que puedas aplicar fuera de la clínica.

Lesiones musculares, articulares, óseas, de ligamento o tendón, todas pueden beneficiarse del ejercicio de fuerza. Este debe formar parte obligatoria de la fase final de recuperación, ya que nuestra vida se basa en el movimiento (caminar, sentarnos y levantarnos, saltar, correr…).

Por tanto, ningún tratamiento puede acabar sin abordar la fuerza.

En nuestro Centro de  Fisioterapia en Granada, somos expertos en el tratamiento de lesiones y/o dolor aplicando tratamientos de fuerza. Consultamos tu caso particular, podemos ayudarte a superar tu dolor y/o lesión.

Contacta con nosotros y descubre cómo podemos ayudarte.

Si te ha gustado este contenido por favor compártelo

Publicaciones relacionadas
hombro-congelado-c
Hombro congelado: Recupérate al 100%

El hombro congelado, técnicamente conocido como “capsulitis adhesiva“, es una condición dolorosa que puede limitar considerablemente la movilidad de tu hombro, limitando tus actividades diarias

Leer más »

Artículos por categorías

Buscar en el Blog

Ir al contenido